Informaciones generales acerca de los alicates

Como todas las herramientas manuales, también los alicates han sido creados para aumentar la eficacia de la mano humana.

Los alicates están construidos según el principio de la palanca bilateral, que hace posible transformar una fuerza menor (p.ej. la fuerza manual aplicada a los mangos de los alicates) en una fuerza mayor que en el caso de los alicates actúa en las mordazas o en el filo de corte.

La fuerza en las mordazas, que realizan un movimiento de agarre, cuando se aprietan los mangos, aumenta con la multiplicación. En el caso de unos alicates, con los que se quieren producir grandes fuerzas, la distancia desde el centro del remache hasta el mango debe ser grande y la distancia entre el centro del remache y las mordazas o los filos de corte debe ser lo más pequeña posible.

Sin embargo, muchos alicates tienen como objetivo no tanto el aumento de la fuerza manual sino más bien facilitar el trabajo en lugares de difícil acceso, p.ej. en el montaje de aparatos eléctricos, así como en la electrónica y en la mecánica de precisión.

El origen de las tenazas en Europa se sitúa aproximadamente en el segundo milenio antes de Cristo, es decir, cuando los seres humanos comenzaron a forjar el hierro. Con las tenazas se ofrecía la posibilidad de agarrar el hierro candente y de mantenerlo encima del yunque durante el proceso de la forja. La forma de las tenazas de herrero, usadas entonces se ha conservado casi sin modificaciones hasta hoy.

El número de tipos de tenazas y alicates creció con la difusión de la artesanía y la posterior industrialización. Actualmente existen cerca de 100 tipos de tenazas y alicates de uso corriente. La cantidad de modelos especiales para aplicaciones muy especiales sigue creciendo continuamente. Sin embargo, tales modelos especiales no son comerciales.

Sólo en Alemania se fabrican cada mes mucho más de un millón de alicates y tenazas, de los que se exporta aprox. un 50%. Los tipos de alicates y tenazas más usados son por ejemplo: alicates de corte diagonal, alicates universales y tenacillas para bombas de agua.

Básicamente se distingue entre:

  • Alicates de corte para separar o arrancar(alicates de corte diagonal, alicates de corte frontal, tenazas etc.),
  • Alicates prensores (alicates de boca plana, alicates de boca larga, tenacillas para bombas de agua) y
  • Alicates universales que sirven tanto para separar como para agarrar (alicates universales, alicates de boca cigüeña, alicates de radio, etc.).

Los alicates se componen de tres partes:

     

  • El par de mangos en donde se agarran los alicates. El par de mangos debe ser construido según criterios ergonómicos para que los alicates se ajusten a la mano de forma segura y agradable.
  • La articulación, es decir, el pivote central que antes también se llamaba movimiento inverso en unión encajada, debe poseer un movimiento sin juego y deslizante para poder abrir y cerrar los alicates fácilmente con una mano.

  • La cabeza con las mordazas o los hilos de corte. La forma de los frentes de la cabeza debe estar rectificada de forma precisa. Los dos filos de corte deben estar afilados y coincidir exactamente para hacer posible un corte "a salto" de los alambres.

En lo referente a la construcción de la articulación distinguimos entre:

     

  • La articulación acostada, como en el caso de las tenazas. Las 2 partes de los tenazas se superponen –sin rebajes por fresado– y se remachan.
  • La articulación encajada, como en el caso de los alicates universales. En este caso, la mitad de los alicates gira entorno al remache pero dentro de un rebaje fresado en el otro mango.
  • La articulación machihembrada, donde a una mitad de los alicates se le hace una ranura. La otra parte es insertada a través de esta.. Los alicates machihembrados –con excepción de las tenacillas para bombas de agua –necesitan un gran esfuerzo de fabricación y dificultan el empleo de aceros duros y de aleación. Por lo tanto, su importancia es menor que la de las dos construcciones de articulación anteriores.

Los alicates se forjan a partir de aceros para herramientas, con aleación y sin aleación. Para los alicates sencillos se utilizan aceros para herramientas sin aleación con un contenido de carbono del 0,45%. Los alicates de mayor calidad y que deben soportar cargas mayores, se fabrican con materiales con un contenido de carbono mayor y / o con elementos de aleación como el cromo o el vanadio.